Edward Gorey. Un intento de clasificar lo inclasificable.

by Humberto Miranda / Arte

Me dicen que soy un artista de culto. Pero cuando veo a todo lo demás que recibe el título de “de culto”, me parecen cosas de débiles mentales. En fin, supongo que ser “de culto” es mejor que ser nada.

Edward Gorey

 

El rótulo de autor de culto en si mismo no define nada de lo que fue uno de los artistas mas interesantes de la segunda mitad del siglo XX. Tampoco en lo macabro, lo excéntrico, lo bizarro o lo gore podemos siquiera acertar una definición.

Para entender a Edward St. John Gorey (22 de febrero de 1925 – 15 de abril de 2000) habría que repasar su vasta trayectoria (mas de 80 libros publicados) y profundizar en su particular biografía. Cosa que no haremos aunque deberíamos.

 

 

Valga en cambio una pequeña muestra de sus publicaciones para acercarnos a su obra. Quizás ahí si, en la pequeñez y en la delicadeza con la que construía sus historias podamos encontrar unas pistas para entender el universo particular de este genio.

 

 

Ahí están Los hermanos Grimm, Lewis Carroll, el nonsense de Edward Lear y Goya antes que él. Charles Adams, Maurice Sendak, Tim Burton, Emily the strange y hasta Liniers después.
En ese espacio minúsculo, entramado de líneas, desesperante en su quietud tal vez podamos apreciar al verdadero Gorey o quizás ni siquiera.

De todas formas: Bienvenidos al maravilloso mundo de un autor… prácticamente inclasificable.

 

 

Para profundizar en la vida del autor recomiendo este excelente artículo de Felipe Reyes en Lanzallamas.org

Y el museo del autor: Edward Gorey House en Yarmouth Port, Massachussets (www.edwardgoreyhouse.org)