Emy Mariani. El Invocador de Cucos.

by Mariano Suppa / Arte, Notas

En esta ocasión tuvimos el agrado de hacerle una nota a un gran muralista, ilustrador y como el mismo se define, “metalero viejo”. Con ustedes el Sr. Emy Mariani. Enjoy it 😉

 

 

BCOD:  Contános un poco sobre tu historia personal y como llegaste a la ilustración, mas específicamente a los murales.

Emy Mariani: Comencé con la ilustración como todo aquel que ama dibujar, desde pequeño, dibujando todo lo que se me cruzaba por delante. Después con los años comencé la secundaria en las Escuelas Técnicas Raggio esas que están en General Paz y Av. Libertador, en la especialidad TCP, unos primeros 4 años fabulosos ya que tenía que dibujar en el taller 16 horas semanales, (digo 4 años, porque solamente en los primeros 4 se forjaba al dibujante, los dos restantes era para perfilarnos más para el lado de la publicidad). Recuerdo con alegría ese estilo vintage de enseñanza de una escuela industrial, hojas y hojas de líneas a mano alzada para curtir el pulso, correcciones en rojo para que vuelvas de cero una y otra vez.

Una vez recibido, con mis primeros mangos ganados como letrista, me anoté en la escuela de Ariel Olivetti, groso de grosos. Ahí labure en proyectos propios y con Omar Francia para el cuál trabajé haciéndole los fondos de sus historietas. Como fin de esa época hermosa, se va todo a la mierda económicamente (más tarde caería el uno a uno) y yo buscando laburo, consigo de aprendiz en un taller de escenografía, y ahí nomás al poco tiempo, salió un comercial para Aseptobrom, y mi jefe (Fede Vendrell) me dice, “che como vos sabes pintar porque no te mandas un mural de un cielo de tormenta para que se vea a través de la ventana del decorado”, oficialmente ese es mi primer mural (por esto mismo siempre vi al muralismo como un laburo).

 

 

Con los años conocí a la gente Excalibur una disquería de black metal en la cual me encargaron pintarla toda con tapas e ilustraciones de discos clásicos de ese estilo musical y ahí mismo comencé a realizar tapas de discos, que calculo hoy por hoy deben andar cerca de las 40 portadas, como toda buena etapa también terminó y después de unos años de soledad laboral, lo conocí a Lean Frizzera, mi actual socio, en el sótano de Endemol (como 8-9 años atrás). Comenzamos a trabajar juntos, fundamos LEMY, un taller de soluciones de arte y escenografías para cine, publicidad y demás,  y nuestra trayectoria comenzó a crecer al igual que nuestra amistad, y uno de esos días Lean me dijo, “che peti, el otro dia fui a pintar al cumple de Fran (jaz-fasoli), pintamos algo acá la vuelta?”y de ahí en más no paramos!!!

 

 

BCOD: Si revisamos un poco tus obras, rápidamente reconocemos a algunos de los villanos más icónicos de los dibujos animados de los 80’s. ¿Se puede decir que ahi esta tu génesis de las cosas que pintas, que son una gran influencia o te declaras sólo como un fanático de los dibujos animados de la época?

Emy Mariani: Mirá, siempre, desde muy pequeño me llamaron la atención los villanos de todo tipo, los buenos no eran nada sin los villanos, no sabrían qué hacer, y bueno eso me fue marcando a la hora de dibujar. Recuerdo comentarios de los hijos de amigos de mi viejo que decían “cuando era chico yo también dibujaba monstruos todo el dia ya se le va a pasar” vamos 33 años y todavía no se me paso jajajajajajajajaja! Volviendo a la pregunta, lo que más me motiva para pintar es el horror, lo abominable. La naturaleza también es un gran disparador de ideas, con sus paisajes y sus hermosos animales. Una gran influencia en mí es la lectura (odio no tener tiempo para poder sentarme a leer). Los cuentos de Lovecraft y Poe son mis predilectos, libros de magia como los de Aleister Crowley, Eliphas Lévi y Francis Barret, también leo sobre culturas antiguas, mitos y leyendas, todo lo concerniente a lo oculto, esto es algo que despierta en mí una gran fascinación.

Otra influencia a la hora de pintar es mi aversión para con la religiones, todas, sobre todo con el cristianismo como abanderado principal de la destrucción humana por excelencia. Desde que la humanidad inventó la religión, sólo causó sufrimiento, dolor, muerte e intolerancia, y se olvidó por completo de su vínculo con la madre tierra. Pinto en contra de todos esos como una revancha de toda esa gente que sufrió en la inquisición, que aún en día sigue muy vigente disfrazada de lo que es correcto y lo que no. Mi búsqueda como pintor y dibujante es recrear el horror supremo, (ojo cuando hablo de horror, me refiero al miedo original, no a las guerras, genocidios o demás desastres humanos, me refiero a ese miedo a la oscuridad) generar un cuadro que nadie pueda ver por el miedo que le produce.

 

 

BCOD: ¿Qué artistas te influenciaron a lo largo de tu carrera?

Emy Mariani: De pequeño, pilas y pilas de revistas Tony, D’artagnan y Nippur Magnum que me traia mi viejo de las tiendas de compraventa, con el tiempo comencé a aprenderme los nombre de los que me volaban la peluca, Solano López, Jose Luis Salinas, Mandrafina, Julio Alvarez Cao, Horacio Lalia, y el groso de Enrique Breccia. En la adolescencia conocí a Richard Corben, Berni Wrightson, Howard Chakin y pila mas de grosos. Y ahora los que más me están volviendo loco, son Caravaggio, Rembrandt, Bouguereau, De la Carcova, y de los más contemporáneos Jenny Saville, Zdzislaw Beksinski, Freud, Helmut Ditsch. Y miles más, uno siempre va conociendo todo el tiempo tipos nuevos y tipos viejos que uno no conocía.

 

 

BCOD:  Nosotros tenemos la idea de que a la hora de crear es infaltable una buena “banda sonora”. ¿Escuchás música cuando pintás? ¿Qué escuchás?

Emy Mariani: Obviamente soy un viejo metalero, pero a la hora de pintar y dibujar, no escucho cosas felices ni hits por así decirlo, prefiero la música que genera un ambiente denso (Agalloch, Amber asylum, Autum Tears Atrium Animae) cantos rituales (Afalai, Aghast, Wardruna, Dead Can Dance), black metal bien depresivo y angustiante (Lustre, Burzum, Fear of Eternity), música que que le cante a la soledad y a la reflexión (Jose Larralde, Tom Waits, Nick Cave, Scott Kelly, Ulver), mucho doom también (Shape of Despair, Saturnus, Sauron, Electric Wizard), me gusta crear un ambiente misántropo a mi alrededor, que la gente no se quiera acercar a mi lugar.

 

 

BCOD:  Vimos que recientemente además de pintar los murales, ilustraste un comic (“EL GRIS”) sabiendo que debe ser muy diferente la forma de trabajar para la ilustración de un cómic que para la creación de un mural. ¿En qué medio te sentís más a gusto?

Emy Mariani: Cómodo me siento siempre, lo único malo que tiene la calle es que está llena de personas, muchas de las cuales no entienden nada de nada y les da mucha impotencia que uno esté haciendo algo, como si uno fuera culpable de su inerte vida. En cambio en la realización de una historieta o una ilustración uno está solo, y es por eso que elegí esta profesión, no tiene contacto con humanos.

En cuanto a “EL GRIS”, es un cuento corto sobre una historieta de suspenso y ocultismo que inventamos con Pato Larralde, “El siniestro cuaderno de Adolfo Del Valle”. Patoescribe las historias y yo las narro visualmente, es un gusto que nos estamos dando. Esto es como escribir un libro, uno va formando la obra a su gusto y va llevando al lector a lugar que uno elige.

 

 

BCOD: Si te dieran la opción de elegir cualquier pared del mundo para pintar, ¿Cuál elegirías? ¿Tenés alguna pared ilustre a la cual quisieras intervenir?

Emy Mariani: La verdad no se me ocurre una específicamente, lo importante es que tengan un buen tamaño, la del bajo puente de Av. Libertador y Bullrich es una pared en la cual siempre me sentí muy a gusto y es muy grande. Las paredes en si son todas iguales, lo único que cambia es la cercanía que tienen con el público, y lo interesante ahí es ver las reacciones que causan, para poder retroalimentarme.

Para todos los que les haya gustado el arte de Emy, pueden pasarse por su Flickr y ver mucho más 😉