Esperando una película animada de videojuegos.

by Alejandro Pro / Videojuegos

Los videojuegos suelen tener publicidades, como todo, llamativas. A veces muestran “gameplay”, fragmentos puntuales del juego en acción, pero otras veces, las más atractivas, utilizan videos encargados de transmitir sus conceptos de una forma más alejada. Trailers cinemáticos. Películas cortas, vívidas, que capturan la atención del espectador con luces brillantes y movimientos, y que ocurren dentro del universo planteado por el videojuego. Es así que nos encontramos con el ejemplo de League of Legends, que, en lugar de mostrar diez jugadores trabajando en equipo, opta por contar una breve historia: un enfrentamiento maravilloso entre dos grupos de personajes, donde no estamos al tanto del contexto en el que ocurre, pero sabemos a favor de quién debemos alentar.

 

YouTube Preview Image

 

La gran mayoría de estas publicidades son encargadas a empresas de animación, equipos que no estuvieron involucrados en el desarrollo del juego mismo, pero que reciben una lista de determinadas ideas que deben representar para vender el juego (qué personajes deben aparecer, a qué detalles dar énfasis, qué puede, o no, mostrarse en el video). Esto no es una característica negativa de ninguna manera; cuando se busca hacer un video impresionante, es sensato acudir a gente cuya dedicación es la de hacer videos impresionantes. Pero sí significa que estos cortometrajes estarán aislados del videojuego en sí, no se presentarán dentro del mismo contexto que el producto terminado. Por más espectáculo que involucren, carecen de cualquier significado mayor al alejarnos del mundo en el que existen. ¿Por qué pelean estos personajes? ¿Quiénes son? ¿Cuáles son sus nombres? Información que existe dentro de la mitología del videojuego, del universo que proponen, y que queda ausente a la hora de estas publicidades. Y las peleas de este estilo son ciertamente una moda. Star Wars: The Old Republic. Heroes of the Storm.  World of Warcraft.

Un caso que enfrenta este inconveniente es el de Team Fortress 2, que, desde su lanzamiento en 2007, ha mostrado escenas breves que presentan a sus personajes y logra caracterizar a los integrantes de su juego. Lo que comenzó como chistes de 60 segundos pasó a ser algo que, en su oportunidad más reciente, dura 15 minutos y tiene un ritmo más robusto, como un programa de comedia. Lo cierto es que son videos realizados dentro del mismo estudio de desarrollo, lo que les permite mayor libertad a la hora de escribir. Pero sigue siendo interesante la idea de más productos como este, con tramas constantes y personajes con cualidades particulares. Una serie de videos comunicados, atravesados por un hilo conductor. O, si nos animamos a soñar, una película entera.

No es mentira, la publicidad de League of Legends se ve genial, pero podría con absoluta tranquilidad tener una duración de un minuto y generar el mismo impacto. Pero no, son 6 minutos. Su extensión pasa a estar en una posición incómoda, donde es muy larga para lo que pretende, pero demasiado corta para ser algo más interesante. Sin embargo, es el indicio de una intensión más grande, una forma de probar las aguas de nuestra tolerancia: ¿estamos dispuestos a ver un largometraje de este contenido? Y la respuesta es un rotundo sí.

 

YouTube Preview Image

 

Hace más de una década, en el 2001, Final Fantasy: The Spirits Within salió en cines, una película animada que se veía imposiblemente bien para la época. Es emocionante ver las animaciones que nos impresionaban en nuestras PlayStation, con resolución de 320×240, y compararlo con esta película que se conserva incluso al día de hoy. Un largometraje hecho por computadora que costó una excesiva cantidad de dinero y que sólo logró decepcionar a la mayoría de los fanáticos porque estaba levemente relacionado con el material original al que estaba adaptando. No logró recuperar su presupuesto, y fue algo que no volvió a intentarse desde entonces. Hoy, cualquier animación es una película lanzada en DVD, sin hacer el pasaje mundial por las salas de cine. Una verdadera lástima, pero es algo que puede cambiarse si consideramos la cantidad de publicidades que encontramos, porque las películas animadas no cuestan las fortunas que solían. ¿Por qué no tenemos esta clase de productos para los videojuegos?

El principal motivo es la limitación del público. Las películas animadas modernas existen, y son aquellas orientadas a toda la familia. Infantiles, con la intención de que cualquier entrada para un niño incluya también la entrada de un adulto, garantizando, en esencia, un doble rendimiento de sus proyecciones. Diseñar un largometraje para mayores de determinada edad es sencillamente limitar las ganancias. Y los gastos pueden haber disminuido, pero ninguna productora quiere generar ingresos menores de los posibles. Antes de volver a intentar con películas que interesen a los adolescentes fanatizados con los videojuegos, es necesario atravesar un período de transición. Un par de ejemplos que permitan unir estos sectores. Necesitamos películas de estos juegos, pero que sean aptas para toda la familia, y es allí que entra Ratchet & Clank.

 

YouTube Preview Image

 

Caricaturesca y simpática. Algunos chistes adultos. De una marca reconocible. Los ingredientes justos para la película que hace falta. El próximo año, 2015, todos tendremos la posibilidad de ir a verla al cine (con algo de suerte, por supuesto). Y es necesario que todos vayamos a ver Ratchet & Clank para que genere muchas ganancias y tengamos más productos de este estilo. Es fácil: quienes quieran una película de Metal Gear Solid tendrán que ver esta antes. ¿Dead Space? Los niños están primero. ¿Otro intento para Final Fantasy? A tolerar las aventuras de este animal antropomórfico y su amigo robot. Pero tengamos paciencia, porque los que se vienen parecen ser unos prósperos años para las películas de videojuegos.

Nota final: sería una lástima, pero es una posibilidad, que la película no sea buena. A pesar de estar supervisada por los creadores del juego, los diseños son realizados por dos estudios de animación, y uno de ellos fue el responsable de Heavenly Sword (directo a DVD). Heavenly Sword no es buena, así que esta puede fallar. Conservemos el optimismo, pero puede fallar.